El periodismo de “investigación” de Magdalena del Amo

No existe mayor manipulación que mezclar verdades como puños con mentiras demagógicas.  La crueldad es mayor si esas mentiras las encerramos en asuntos que atañen a la protección de la infancia,  derivando el foco de atención lejos del origen del problema (los abusos sexuales en la infancia).

Les invito a analizar esta serie de artículos elaborados por la periodista Magdalena del Amo.

El asqueroso negocio de la pornografía infantil (I)

En España, la religión y las leyes fueron durante años el muro de contención de instintos primarios y perversidades. La descristianización de la sociedad en los últimos años la hizo más vulnerable a los aspectos menos positivos de la globalización; y la implantación de las nuevas tecnologías fue la luz verde para un mal uso de los mismos.

El asqueroso negocio de la pornografía infantil (II)

Una de las barbaridades que llega a afirmar esta periodista sobre España es esta:

En la actualidad, existen en España muchas empresas dedicadas a la producción y distribución de material pornográfico infantil.

Una mentira descarada:

Otro problema con el que nos encontramos es que abogados, fiscales y jueces están maniatados, ya que en nuestro país, la tenencia y distribución de material pornográfico no es constitutivo de delito, según el Código Penal

Lo anterior es mentira. La tenencia para uso propio y la difusión intencionada de pornografía infantil son delito en España, tal como se contempla en  el artículo 189 del Código Penal Español.

Sería necesario asimismo reintroducir en el Código Penal el término “corrupción de menores”

Baste decir que el Capítulo V del Código Penal Español se titula: “De los delitos relativos a la prostitución y la corrupción de menores

El asqueroso negocio de la pornografía infantil (III)

La “periodista” une en un mismo punto cosas muy distantes:  las mafias que trafican con niños, y  los miles de usuarios P2P que hemos sido detenidos en los últimos años en readas policiales sobre las redes P2P por supuestas descargas de pornografía infantil.  Por el ejemplo utilizado,  esta investigación parece limitarse más a copiar y pegar de fuentes desfasadas, más que a descubrir la verdad:

A principios de 2007 la operación Azahar de la Guardia Civil española puso al descubierto una red de pornografía infantil en internet. La operación se había gestado en Sevilla, en el transcurso del “IV Foro Iberoamericano de Encuentro de Ciberpolicías”, donde la Benemérita presentó el buscador “Híspalis” a los representantes de los diferentes países. Fue precisamente en este foro donde se acordó poner a prueba este buscador y colaborar conjuntamente contra esta pandemia. El resultado fue todo un éxito ya que se realizaron casi quinientos registros domiciliarios en Portugal, Francia, Polonia, Bélgica, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Lituania, Reino Unido, Estados Unidos, Argentina, Chile, Brasil, Venezuela, República Dominicana, México, Panamá e Israel, que han permitido detener a 108 personas. En España se realizaron 29 registros simultáneos en Bilbao, Sevilla, Cádiz, Málaga, Ourense, Pontevedra, Burgos, Palencia, Valladolid, Zaragoza, Teruel, Barcelona, Tarragona, Madrid, Murcia, Mallorca, Alicante y Las Palmas de Gran Canaria. Como resultado de los registros se practicaron 24 detenciones y se intervinieron más de 40 equipos informáticos con fotos y vídeos de contenido pedófilo, amén de otros dispositivos para la distribución del material pornográfico. Fue una de las actuaciones más importantes contra la pederasta. El Híspalis se ha puesto a disposición de todas las policías del mundo y marca un antes y un después en la lucha contra la pornografía infantil en la red. Hasta hace poco, las fuerzas de seguridad sólo actuaban cuando se producía alguna denuncia. Ahora, con el Hispalis se puede “patrullar” la red y detectar a los pederastas cuando intercambian archivos de fotografías y vídeos peer to peer (P2P), que previamente la policía ha marcado para seguirles el rastro.

Esta “periodista” ignora que el Rastreador Híspalis está fuera de servicio desde hace algunos años, posiblemente por los falsos positivos que originó.  Este rastreador, al que han cambiado el nombre por Florencio, está actualmente en poder de la Fundación Alia2. En base a la lectura de metadatos P2P realizada con este rastreador,  esa Fundación presentó un falaz informe: ESPAÑA: ¿uno de los dos países del mundo con mayor número de archivos web con contenidos de pornografía infantil?

Un mudo en el país de los ciegos

One comment

  1. Pero no sólo lo que tu marcas como desfasado, es que además quienes realmente quieren obtener archivos de contenido pedófilo, ya no utilizan las redes p2p, ya que los pueden obtener por otros medios. Además quienes trafican con niños no son detenidos, ya que la mayoría pertenecen a países donde la ley pocas veces actúa. Y lo que sí hay que remarcar es que como bien dijiste los archivos continuan ahí, pero no son siquiera actuales ya que algunos tienen una antiguedad de más de 20 años. Bueno me parece que en este país hay que volverse inquisidor.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s