Sr. Rubalcaba, yo también quiero verle

12:37 Pepa Fernández entrevista al Ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba quien, entre otras cosas, ha hablado sobre los planes de fuga de dos etarras de la prisión de Huelva.’Si lo hubieran conseguido el golpe psicológico hubiera sido importante’, ha dicho. (14/06/09)  Escuchar entrevista

Rubalcaba: “A mi me echaron por cara, que saliera con José Luis Moreno. No lo hago, si se da cuenta, la Policía Española y la Guardia Civil tiene éxitos cotidianos, con grupos de criminales organizados: la ciberdelincuencia,  la pederastia, en drogas,…”

“Me dijo José Luis: quiero ir a verte ¿te importa que vegan los policías y los guardias civiles? “

Yo,  Sr. Rubalcaba,  ¡También quiero verle!.

No soy amigo personal suyo, pero “parece” ser una persona accesible.
Sólo tengo que llamarle,  pero no tengo su móvil, así que desde mi blog le mando el recado.

Estas palabras suyas fueron publicadas en un periódico digital en  Octubre de 2008:

Sobre los delitos de pornografía infantil que han crecido un 700 por ciento desde 2003, Rubalcaba lo ha achacado a la labor de investigación de la Policía y la Guardia Civil que ha hecho aflorar este tipo de conductas, hasta entonces desconocidas.

Lo primero que quisiera aclararle es el glosario de conceptos que estos asuntos requiere, ya que tengo la impresión de los confunde.   Pederasta es aquel que agrede sexualmente a un niño.  Pongamos por caso el asesino de la pequeña Mari Luz (que casi se olvida ya de su nombre), o el famoso Nanisex.   Pedófilo es un adulto que siente atracción sexual hacia los niños.  Una desviación sexual que mientras no llegue a hacerse efectiva queda en el pensamiento del sujeto.   Internautas usuarios de las redes P2P,   grupo de personas que han sido detenidas desde el año 2003 por tenencia y difusión de pornografía infantil en las redes P2P, en base al artículo 189.1.b (difusión) y 189.2 (tenencia).    Si la tendencia persiste, este año llegaremos a los 2.000 internautas detenidos por este concepto.

Paradójicamente, su Ministerio pregona que este año tendremos 2000 fallecidos menos en las autopistas convencionales, mientras que esa misma cifra de fallecidos sociales es la que alcanzamos en las autopistas digitales.  Observe la imagen de mi blog. Es mi particular campaña de tráfico en internet  ¿para cuándo una campaña oficial de tráfico en Internet?

Como Doctor en Ciencias Químicas que es,  intuyo que debe conocer el método científico.    ¿Podría creerse que sus agentes han inventado un sistema para diagnosticar la pedofilia de los internautas,  de forma remota, sin necesidad de intervención psicológica,  y sin margen de error? Posiblemente como científico respondería que eso es imposible, pero mucho me temo que como Ministro, me diría que pone la mano en el fuego por sus agentes.   Aquí le ofrezco el documento  ANEXO II de la Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional que determina la pedofilia,  o la descarga voluntaria de pornografía infantil,  de un internauta en la red P2P.

Por si lo desconoce, las redes P2P son de uso masivo en nuestro país. Las aplicaciones P2P, como el famoso eMule, tiene como única finalidad compartir, independientemente del tipo de archivo que sea.   El usuario P2P no puede elegir a quién envía o de quién recibe arbitrariamente, sino que es la propia red la que gestiona todos los procesos.   No es una red organizada.  En las investigaciones, sus agentes se convierten en un usuario más dentro de la red.  Estas investigaciones son de escasa temporalidad,  de escasos archivos,  y sin ser comprobada la difusión efectiva en ningún momento. En otras palabras,  están interpretando un rastro (metadato) como indicio fidedigno de que un usuario tiene y está distribuyendo, además con intencionalidad. ¿Cómo miden  la intencionalidad o dolo requerido para tipificar este delito? Si tiene ocasión haga esa pregunta a sus agentes.

Veo que es un amante de las estadísticas y de sus interpretaciones.  ¿Sabía que en España ocurren más de 100 “accidentes diarios” con tropiezos de pornografía infantil? ¿Sabía usted que la inmensa mayoría de las operaciones policiales se originan gracias al tropiezo accidental de un internauta con esos archivos en las redes P2P?

Imagino que sabrá que en estos momentos (Marzo de 2009) existen en nuestras cárceles 3.412 presos por delitos contra la libertad sexual.  He de informarle que muchos de estos presos podrían ser internautas de las redes P2P, que nunca tocaron ni agredieron sexualmente a un menor.  Internautas que han sufrido en sus carnes una absoluta indefensión judicial (art. 24.1 C.E) .  Que han sido vendidos mediáticamente como pederastas,   y que han visto cómo su entorno social y familiar se desintegraba por completo.

Como le veo venir, estoy convencido de que me diría nuevamente que “pone la mano en el fuego por nuestros agentes”,  lo cual me parece lógico.  Yo no dudo que debemos confiar en nuestros agentes,  no soy tan desproporcionado.  Quizás me llama la atención que ninguno de sus agentes le haya informado todavía sobre esta situación, sobre todo para establecer urgentemente las necesarias medidas de prevención.

Pongo en su conocimiento lo que ya dijo el Tribunal Supremo ST913/2006 en el año 2006

Sí, porque a todas estas, todavía no le he dicho lo más grave.  En este tipo de operaciones policiales,  publicitadas frecuentemente en los medios como “desarticulada una red de perederastas”, en las que suelen intervenir numerosos agentes de toda España,  no se suele saldar con la liberación de esos niños o la detención de los pederastas.  Entre otros motivos, porque esos archivos proceden de países sin legislación sobre la infancia o en muchos casos, los archivos incautados están protagonizados por personas adultas, catalogadas a simple vista, por los agentes como menores.

Estas operaciones,  le repito,   no detienen a los pederastas, sino a internautas,  a los que atribuyen arbitrariamente la intencionalidad en base a las acciones automáticas de los programas P2P. La infancia queda relegada a un segundo plano, un plano abstracto.  El bien jurídico protegido en estas operaciones sobre la red P2P es la indemnidad de la infancia, que parece estar por encima de la protección real.  En muchos casos,  los internautas son condenados a duras de penas de prisión, entre 4 y 6 años.  Incluso, sin si quiera haberles incautado ni un sólo archivo de pornografía infantil en su domicilio. La pericia policial realizada remotamente por los agentes es utilizada como indicio racional indubitado. Un indicio carente de rigurosidad técnica.  Véase las sentencias del Tribunal Supremo: Id Cendoj 28079120012008100213 ,  28079120012009100051

Sin más me despido,   siendo iluso al pensar que este post embotellado pudiera llegar a su orilla.

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s